Cargando

MATERNIDAD OBRERA

Maternidad Obrera es el nombre original de un hospital materno de la Habana, Cuba; ese donde fui madre por primera vez. Aunque este nombre inicial fue cambiado por Eusebio Hernández Pérez en 1966, nadie ha dejado nunca de llamarlo Maternidad Obrera. Este es un blog que busca una voz, en la escritura mientras materna o en la maternidad, mientras escribe. 

Decía la escritora argentina Hebe Huart que para escribir hay que estar, como dijo antes Chéjov, «a media rienda». La doctora Lorna, quien atendió mi primer embarazo aconsejaba lo mismo en su consulta para embarazadas: «manténte a media rienda hasta la semana 36». Para Hebe la literatura está hecha de detalles, el adjetivo cierra y la metáfora abre. Para Lorna, el embarazo está hecho de muchísimos pequeños detalles a los que hay que atender con cuidado extremo, el cuello uterino debe mantenerse firme, largo y cerrado hasta el final, solo acortarse y abrirse al momento del alumbramiento. «No se nace escritor, se nace bebé» -decía Hebe. No se nace madre, se nace bebé -dice mi madre- aprenderás. 

Estos textos en estado embrionario respiran solo aquí, en el ínfimo espacio que por ahora les da albergue y placenta, que por ahora los nutre a través del cordón invisible de la confianza que me hace compartirlos, atreviéndome a verlos con aceptación. Quizás como Nona Fernández, la escritora chilena, yo sea una superbuena madre de mis textos y jamás los mire feo, jamás jamás. jamás.